Bizcocho de chocolate súper esponjoso

 ¡Hola chic@s!

Hoy os traigo un delicioso bizcocho de chocolate súper esponjoso.

Un bizcocho de chocolate siempre es una buena opción para un rico desayuno, merienda o como postre para después de una comida o cena.

Es una de las variedades de bizcocho que más le gustan a todos, pero ésta es una receta algo diferente que le da mucha esponjosidad y el bizcocho prácticamente se deshace en la boca, es ideal para acompañarlo o rellenarlo con una rica capa de crema de queso.

Yo lo hago con cacao puro sin azúcar porque me gusta el sabor a chocolate negro que le da, pero si no os gusta tan fuerte el chocolate, entonces le podéis echar cacao más suave o menos cantidad.

Ingredientes para preparar un bizcocho de chocolate súper esponjoso:

  • 200 gr de nata para montar
  • 4 huevos
  • 200 gr de azúcar
  • 175 gr de harina
  • 50 gr de cacao puro sin azúcar
  • 1 sobre de levadura
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • pepitas de chocolate
  • 1/2 vaso de leche

Cómo preparar un bizcocho de chocolate súper esponjoso:

  1. Lo primero que haremos antes de comenzar será meter en el congelador la nata, las varillas y el recipiente donde vayamos a montar la nata unos 5 min.
  2. Ponemos el horno a calentar a 180 grados.
  3. Empezamos montando las claras de huevo y las reservamos.
  4. Por otro lado batimos la nata hasta montarla.
  5. A la nata le añadiremos las yemas de huevo y el azúcar y mezclamos todo bien.
  6. A la mezcla anterior le añadiremos la harina tamizada, la levadura y el cacao en polvo.
  7. Luego echamos poco a poco las claras montadas que teníamos reservadas a la mezcla con cuidado para que no se baje mucho.
  8. Si vemos que la masa está muy densa añadimos entre 1/2 o 1 vaso de leche.
  9. Cuando ya está la masa lista le añadimos unas pocas pepitas de chocolate.
  10. Vertemos con cuidado la masa en el molde y añadimos por encima más pepitas de chocolate.
  11. Horneamos durante unos 40-45 minutos o hasta que pinchando con un palillo éste salga limpio.
  12. Sacamos el bizcocho del horno, dejamos enfriar  y desmoldamos, lo colocamos sobre una rejilla para que se enfríe completamente.
  13. ¡ Y a disfrutar!

 

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario