Buñuelos de viento, receta tradicional

Me gusta que en determinadas fechas del año haya un dulce típico. Las hace más especiales. Podríamos preparar estos dulces en cualquier otro momento, pero quizá no sería lo mismo. Por suerte los buñuelos de viento son típicos en dos fechas al año, con lo que a mí me gustan, ¡suerte la mía! 😀 ¿Quieres aprovechar estas vacaciones (considérate afortunad@ si estás ya de vacaciones) y deleitarte con estos ricos, deliciosos y adictivos buñuelos de viento? Pues sigue la receta (que saqué del blog de Webos Fritos, échale un vistazo al blog de arriba a abajo porque merece la pena) y nos cuentas cómo te ha ido 😉

Espero que os animéis a preparar estos buñuelos de viento y deis buena cuenta de ellos como hemos hecho en casa… Rellenos, sin rellenar (mojados en leche, café o cola cao… Mmmm)… De cualquier manera están riquísimos 🙂 Para rellenarlos, si no disponemos de manga pastelera, podemos coger una bolsa de congelar, la llenamos de crema, hacemos un corte pequeño en una de las esquinas y ya la podemos utilizar para rellenar los buñuelos 🙂 Otra opción es hacer un corte con las tijeras en los buñuelos y rellenarlos con una cucharilla… Como más cómodo os resulte 🙂

Buñuelos de viento rellenos

Ingredientes para preparar la receta de buñuelos de viento, receta casera

  • 200 ml de leche
  • 90 ml de agua
  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de azúcar
  • 5 gr de sal
  • Cáscara de un limón
  • 150 gr de harina
  • 4 huevos pequeños
  • 1 cp de levadura
  • Aceite de girasol
  • Azúcar para rebozar
  • Crema pastelera

Como preparar la receta de buñuelos de viento, receta casera

En un cazo ponemos la leche, el agua, la mantequilla, la sal, la cáscara de limón y el azúcar. Calentamos hasta que hierva y se haya derretido bien la mantequilla. Cuando hierva, apartamos del fuego, quitamos la cáscara de limón y añadimos de golpe la harina. Mezclamos bien hasta que no queden grumos y se forme una masa homogénea. Añadimos los huevos de uno en uno, no incorporando el siguiente hasta que el anterior esté bien ligado a la masa. Para saber el punto que ha de coger la masa, al coger una cuchara, debe ir cayendo la masa lentamente de la misma. Si obtenemos una masa demasiado viscosa, añadimos una cucharada de harina y volvemos a mezclar, por eso también es importante ir añadiendo los huevos uno a uno. Una vez que están todos integrados, añadimos la levadura, mezclamos bien y dejamos reposar unos 20 minutos.

Calentamos el aceite en un cazo. Lo ponemos a nivel medio-bajo (en mi vitrocerámica, pongo el nivel 4 de 9). Si tenemos termómetro, cuando esté a 160º podremos echar la masa de los buñuelos. Suelo poner un poco de cáscara de limón en el aceite para que lo aromatice, y la saco antes de empezar a echar la masa, para que no se queme. Con una cucharilla de postre cogemos un poco masa (poco más de la mitad de la cucharilla) y con ayuda de otra cucharilla echamos la bolita en la sartén. Normalmente se dan la vuelta solos al aumentar de tamaño, pero si no, dales la vuelta cuando se vayan dorando. Sacamos, escurrimos sobre papel absorbente y posteriormente rebozamos en el azúcar.

Buñuelos de viento

Cómo rellenar los buñuelos de viento

Mientras se enfrían, preparamos la crema para el relleno. Una vez lista, ya podemos rellenar los buñuelos de viento. Podemos hacer el relleno también de chocolate, fundiendo una tableta de chocolate de cobertura o añadiendo cacao en polvo sin azúcar a la crema pastelera.

Para rellenarlos, puedes optar por hacer un corte con la tijera y con ayuda de una cucharita meter la crema que más te guste, o si no con una manga pastelera o un biberón, hacer un agujerito y rellenarlos por ahí, lo que más cómodo te resulte (como veis, yo opté por el método de la tijera, es que no tenía a mano biberón ni manga pastelera 😀 )

Cremas para rellenar buñuelos

¿Qué te ha parecido?

Deja un comentario